Diario de una pesadilla: Fitzcarraldo por Herzog

“Conquistar lo inútil, diario de filmación de Fitzcarraldo”, de Werner Herzog (Editorial Entropía), acaba de ser editado en la Argentina. En él se develan los secretos de uno de los rodajes más caóticos y legendarios de la historia del cine.

image

Hubo pocos rodajes de películas que llamaran tanto la atención de la crítica, de cinéfilos y de especialistas a través de los años. Cualquiera que haya visto el film podrá comprender porqué era tan ansiado el libro. En el celuloide de 1980 se conoce la vida de Fitzcarraldo, un aventurero extranjero en el Perú, interpretado por Klaus Kinski, que decide una vez más, emprender un proyecto tanto delirante como desesperanzador. Atravesar un barco por encima de una montaña hasta alcanzar un río, llegar a un yacimiento de petróleo inaccesible, y así conseguir suficiente dinero para llevar la ópera a la selva. Claudia Cardinale interpreta a Molly, una madame de una “casa se señoritas” que le presta el dinero inicial al trastornado Fitz, con el cual mantenía una relación amorosa, ya que su fábrica de hielo en la selva no había resultado buen negocio.

Esta breve descripción de la película implica desde el punto de vista de la producción varios graves y serios problemas a resolver. Y así lo entendieron los productores que intentaron convencer al negativo Herzog. Sin estudios ni maquetas, el film transcurriría en una selva impenetrable del Perú. Se necesitarían también miles de extras-obreros- indígenas, técnicos de casi todos los continentes, la presencia de Mick Jagger, Claudia Cardinale y por supuesto, finalmente trabajar con Kinski, un actor que en ese entonces estaba en la cumbre de su intratabilidad pero que era insoportablemente necesario para el papel del afectado Fitzcarraldo.

Muchas historias se tejieron a lo largo de los años acerca de la filmación y la relación Herzog-Kinski. Amenazas mutuas, falsas renuncias, los constantes ataques de este excéntrico actor, transcendieron los años y el rodaje, y se convirtieron en una leyenda de la historia cinematográfica.

En “Conquistar lo inútil” presenciamos un “backstage” en papel de lo que fue la etapa de pre-producción en San Francisco en el ’79 hasta la finalización del rodaje en noviembre de 1981 en el Rio Urubamba, Perú, en plena Amazonia.

¿Problemas de logística? ¿Financiamiento? Meterse en un proyecto de estas características implica conocer y comprender los riesgos. O no todos. Perú en el “79 se encontraba, al igual que la mayoría de los países en América gobernada por militares. Además, tenía problemas limítrofes con Ecuador y había revueltas entre las comunidades indígenas.

Precisamente en el medio de la “zona caliente” de los conflictos, allí se dispuso a filmar Herzog el proyecto monumental.

El diario de filmación de Fitzcarraldo es antes que nada la recopilación del trabajo de un director genial e incansable por llevar su proyecto a cabo. Tanto de cine de ficción como de documental. Werner Herzog es uno de los que ha logrado desarrollar una visión propia y ha colaborado para agrandar el vocabulario del lenguaje del cine.

Dedicado en la actualidad a la realización de documentales, sus último “The white diamond” y “Encounter at the end of the World” continúan como lo hace “Fitzcarraldo” la tradicional preocupación del director por la relación que tiene el hombre y la naturaleza que lo rodea. Sus problemas, sus invenciones. De allí su gusto por rodar lo que él llama “imágenes puras”, en el sentido de poco vistas en la memoria del espectador. Esto es lo que lo llevó a filmar en lugares tan exóticos como el desierto sudafricano, diferentes selvas del mundo y el Polo Sur, entre otros.

Escrito por los estados emocionales por los que pasó, conviven en las páginas del libro las sensaciones que experimentó el autor en el rodaje: fascinación, odio, amor, compasión, ira, desenfreno. El director de “The Grizzly Man” descubre como un conquistador, como aquél de Aguirre, la ira de Dios, la Sudamérica profunda e inexplorada aún en 1980. Problemas de producción, sueños y pesadillas afiebradas en las noches de campamento en la selva, descripción de imágenes únicas que presenció en ese lugar, todo es parte del libro.

Con el film “The While Blue Yonder” (2005) Herzog incursionó en una juego de montaje que llamó “fantasía de ciencia ficción”. En el planeta tierra ya no es posible vivir, por ello la humanidad envía una misión al espacio para la exploración, pero los tripulantes no conocen que este es un viaje sin retorno. Los enviaron a una muerte segura.

Paralelamente, un extraterrestre que conoce el futuro de los astronautas, personaje actuado por Brad Dourif (El señor de los anillos II y III) ha sido enviado a la tierra para establecer una colonia en nuestro planeta. Por si fuera poco para jugar con el verosímil del documental Herzog utiliza imágenes de archivo de la NASA e imágenes de filmaciones subacuáticas como elemento para el ensamblaje.

La voz en off del actor nos hacen transitar por la película y disfrutar acompañándolo en la travesía de sus silencios, de las imágenes de criaturas extrañas que viven en las profundidades y la intimidad de la tripulación de un cohete en el espacio, exclusivamente filmado con gravedad cero. Excepcional film para los amantes de documentales del estilo de Discovery Channel.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s