Sherlock Holmes recargado

El clásico personaje de Sir Arthur Conan Doyle, vuelve a la pantalla grande bajo la mirada del ex de Madonna, Guy Ritchie. Robert Downey Jr. interpreta al racional y ahora también pugilista detective y Jude Law a su fiel compañero el Dr. Watson.

Después de apresar al asesino serial “Lord Blackwood”, Holmes y Watson pueden dar por cerrado el caso que tenía en vilo a la Londres de finales del siglo XIX. Pero a pocos días de haberse consumado la pena capital contra el oscuro Lord, comienzan a aparecer evidencias que llevan a pensar en su resurrección. El viejo duelo de ciencia vs. creencia se enfrentan esta vez bajo el estilo el director inglés Guy Ritchie.

La destreza del ex de Madonna para las películas de acción ya es conocida por estas latitudes. Dan fe de ello sus films “Juegos, trampas y dos armas humeantes” y “Snatch, cerdos y diamantes”.

Su nueva película “Sherlock Holmes” con Robert Downey Jr. y Jude Law que se estrena hoy en cines porteños, es la primera superproducción que dirige el inglés en Hollywood y momentáneamente le presenta batalla de taquilla al gigante “Avatar” de Cameron en EE.UU.

La reposición de la historia del detective más conocido del mundo (y van…) bajo el universo de Ritchie, si bien se reinventa (sobre todo en cuanto al personaje) y es pródiga en vértigo, tiene un manejo de cámara que no es novedoso. Se suman una batería de efectos especiales para que la cámara vuele desde y hacia cualquier lugar.

Sin caer en el videoclip, pero zumbándole cerca, se repiten esas peleas del “gipsy” Brad Pitt de “Snatch”, filmadas en un ralenti que casi congela los movimientos. Puede uno preguntarse si eran necesarias, puesto que no agregan nada a la historia. ¿Son sólo un ejercicio para que el público femenino pueda observar los abdominales trabajados de Robert Downey Jr. convertido por la impericia de Ritchie o las demandas Hollywoodenses en sex-symbol, antes que actor?

Quizás uno de los mayores defectos de la película esté relacionado con el trabajo de Downey, que encarna un Holmes insípido y atado a un guión demasiado rígido. No es así el caso de Jude Law ni el de Mark Strong, quienes interpretan sólidamente al Dr. Watson y a Lord Blackwood, respectivamente.

Con licencias narrativas de amateurs y errores técnicos increíbles a esta altura de la industria cinematográgica del norte que saltan a primera vista, la película es entre buena y regular. Entretiene. Pero cuando se generan expectativas tan grandes alrededor de una película, es más difícil satisfacerlas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Peliculas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s