Ataque de zombis y de risa

Un obsesivo compulsivo, un desequilibrado con abstinencia de golosinas y dos hermanas poco fiables son los antihéroes de “Tierra de Zombies” de Ruben Fleischer. Una película que se lleva puesto los códigos del género con muy buen humor y gran efectividad. Con Woody Harrelson, Jesse Eisenberg y la participación de Bill Murray.

El argumento de las películas de zombies es simple y casi siempre el mismo. La plaga arrecia por todos lados, los protagonistas se deben agrupar para mantenerse con vida, matar zombies como sea y por lo general para sobrevivir definitivamente, se debe cruzar un terreno infestado por los no-muertos para llegar a un espacio, ese edén, donde aún es posible la vida.

Pero “Tierra de Zombies”, de Ruben Fleischer, que se estrena hoy en cartelera, toma todos estos clichés del género y los destroza en una comedia hilarante de muy buena factura.

Jesse Eisenberg, que se destacó por su performance en la ácida “El calamar y la ballena” y “Adventureland” es Columbus, un joven virgen “looser” total con trastorno obsesivo compulsivo que tiene sus propias reglas para sobrevivir a la plaga zombie.

Son muchas. Hasta ahora, lleva contabilizadas en su cuaderno exactamente 31. “A los primeros que se comen es a los gordos” -dice Jesse- “¿Saben por qué? Se cansan y no pueden correr: Regla Nº 1: Ejercicio Cardiovascular”, recita mientras trota regulando el aliento y recarga su escopeta de doble caño para tumbar a dos hambrientos perseguidores.

En el viaje hacia la ciudad donde se encuentra su familia, Columbus conoce a Tallahassee (Woody Harrelson) un desequilibrado con pinta de cazador de cocodrilos que disfruta en asesinar zombies con métodos poco ortodoxos y al que lo único que le preocupa es encontrar una tienda de abarrotes para conseguir su golosina predilecta, que no come hace kilómetros.

Otra de las principales reglas de Jesse es no encariñarse con nadie, pero cuando conoce a Wichita (Emma Stone) y a su hermana menor Little Rock (Abigail Bresilin) su mundo tambalea. La última vez que estuvo cerca de una mujer no fue muy satisfactoria: su atractiva vecina intentó devorárselo en el desayuno.

Es en la buena química que logran los personajes en escena donde nace y se asienta una comedia que va a sorprender a más de uno, fan del género ó no.

Claro que Harrelson lleva la batuta y cada vez que aparece se roba la película con un estilo que se sintetiza en la frase “esta todo perdido, así que rompamos todo”.

Como si el combo humorístico que logran los protagonistas fuera poco, promediando “Tierra de Zombies” aparece Bill Murray, que hace de sí mismo y quién sobrevive en su mansión de Beverly Hills maquillado como un zombie: “A veces salgo al supermercado y los zombies no se dan cuenta, son medio tontos”, dispara entre diálogos cinéfilos y divertidos con Harrelson. Murray de un tiempo a esta parte se convirtió en una especie de comodín que algunos directores de Hollywood saben explotar a la perfección.

Mucho humor, muy bueno y nuevo, hicieron que en la función privada para periodistas ocurriera un hecho que se ve poco y se oye menos, risas y carcajadas se multiplicaron como un eco.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Peliculas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s