Una mente brillante atrapada en un documental que no enciende

Se estrenó ‘Un fueguito‘ de Ana Fraile sobre la vida y obra del último premio Nobel argentino César Milstein.

“Un fueguito” es un documental que despierta gran interés por el personaje que aborda. Conocer la historia de la figura de César Milstein, su lucha y sus descubrimientos, contada por su sobrina nieta es a priori suficiente razón para ir y pagar una entrada al cine.

La pretensión de retratar la vida del científico es encomiable, casi como una reparación histórica para una figura maltratada por gobiernos vernáculos y prácticamente olvidada por los medios en el país. Pero como hecho cinematográfico, el documental queda a mitad de camino. Quizás urgidos por los tiempos o las situaciones inherentes a una producción hecha a pulmón.

Cualquiera que tuvo de niño un juego de química en sus manos soñó que descubriría en esas mezclas arbitrarias de sustancias fascinantes, una fórmula mágica que todo lo curaría ó quizás también que lo haría invisible acaso.

Esa motivadora aventura por el descubrimiento y la ciencia es uno de los ejes que intentó plasmar Ana Fraile en ‘Un Fueguito‘, sobre la vida y obra del último premio Nobel argentino César Milstein que se estrena hoy en los cines locales.

La biografía cinematográfica del reconocido científico argentino recorre su vida profesional e íntima a través de entrevistas a familiares y compañeros de trabajo, imágenes del archivo familiar en Super8 y fotografías. También se agrega a la enorme lista de material recabado digno de destacar, los reportajes que el químico bahiense dio para la televisión extranjera.

Pero ese recorrido está basado en una sucesión de imágenes sin una intencionalidad o búsqueda, claramente alejado del formato cinematográfico. Ahonda en demasía sobre testimonios científicos que no ayudan al público a acercarse a un personaje único que supera los límites del relato.

Su historia profesional es la historia de infinidad de científicos que tuvieron que emigrar del país por motivos políticos durante los años ‘60. Su caso es quizás uno de los más emblemáticos por la envergadura de su figura, que ya era reconocida a nivel mundial desde su paso en 1958 por el Medical Center Research, laboratorio que dirigía otro Premio Nobel, el Dr. Frederick Sanger en Cambridge, Inglaterra.

Un poco más emotiva que formalmente atractiva, ‘Un fueguito‘ es de todos modos un homenaje a una figura de la cual poco se sabe y menos se cuenta en las producciones audiovisuales de ésta época.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Peliculas

Una respuesta a “Una mente brillante atrapada en un documental que no enciende

  1. Cesar

    Que nota tan absurda!
    Que comentarios tan vacios!
    Por suerte lo vacio de los comentarios no van de la mano con la plenitud del documental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s