Todo sobre Miles Davis, el último maestro del aire

La edición especial de “Miles Davis, la biografía definitiva” (Global Rhythm) del escocés Ian Carr reconstruye la intensa y prolífica vida del trompetista que dejó uno de los mayores legados musicales del siglo XX.

“Un tipo viene corriendo hacia mi y me pregunta: “¿Chico, tienes el carnet del sindicato?” Era Dizzy. Ni siquiera lo reconocí. Le contesté “Claro”. “Necesito un trompetista. Ven”, recuerda Miles Davis en la biografía sobre su vida escrita por el músico y periodista escocés Ian Carr, “Miles Davis, la biografía definitiva”.

El encuentro -apunta el autor- fue en 1944 en el Club Riviera de St. Louis, local que frecuentaban las bandas más importantes de jazz de la época para ofrecer sus jam sessions. Miles Había nacio en 1926, en una familia acomodada cerca de allí, en Illinois.

El convite inesperado de Dizzy Gillespie al adolescente Miles supuso el inicio de la carrera profesional del que sería unos de los trompetistas más influyentes de la historia del jazz, a pesar que en el momento, la emoción de compartir con dos astros de la escena jazzística lo superara: “No podía leer nada de la partitura porque me distraje escuchando a Diz y a Bird”, agrega.

El voluminoso libro de Carr abarca desde los primeros pasos en la vida y la música de Davis, la influencia iniciática de Charlie Parker y la revolución Bebop, el nacimiento del Cool, las incontables colaboraciones musicales con John Coltrane, Wynton Kelly y Cannonball Adderley, sus quiebres y renovaciones hasta desembocar en el sonido más eléctrico de los ‘80 para convertirse, finalmente, en un ícono mundial.

“Miles Davis, la biografía definitiva” de Ian Carr, aparece para completar una fragmentaria autobiografía existente del músico, pero propone nuevas relecturas de los hechos históricos, gran cantidad de testimonios y conversaciones con músicos que lo conocieron y trataron, como Bill Evans, Keith Jarret ó John DeJohnette.

Para esta edición especial, Carr se entrevistó además con Ron Carter, Max Roach y John Scolfield e incluyó varios apéndices con ejemplos musicales, notas sobre el repertorio del músico y la discografía completa.

La importancia de la figura para el autor radica en que “Davis ha desarrollado varios estilos interrelacionados de trompeta: el tono lírico y minimalista (Kind of Blue), la elocuente brillantez de los álbumes en vivo (1961-1964), la abstracción y el cromatismo de fines de los sesenta y la trompeta eléctrica de principios de los setenta”.

Pero lo que aparece como innegable acerca de Miles Davis lo comenta el crítico Gil Goldstein: “Cada estilo que él tocó, se convirtió en un género. Incluso las cosas que todos detestaban, que los músicos decían que era una mierda, ahora son estilos. Todo lo que hizo Miles se convirtió en clásico”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s