Cuenteros, merengues y magia vudú bajo la sombra del Generalísmo Trujillo

En el libro ‘El hombre del acordeón’ (Siruela) el dominicano Marcio Veloz Maggiolo narra la asombrosa historia de un merenguero y cómo su muerte es vengada por fuerzas sobrenaturales.

“Cuando la mueite llegó no quedó ningún rayano, que con la mueite en la mano hata ei machete gritó: que no lo maten poi Dio, son también dominicano”

‘Todos los personajes de este relato son verdaderos menos el autor’ es el primer mensaje que transmite al lector el escritor, antropólogo y arqueólogo dominicano Marcio Veloz Maggiolo en las primeras páginas de ‘El hombre del acordeón’, una de las novedades editoriales de este mes.

Esta novela corta fue editada allá por el año 2003, pero recién este mes llega a las librerías argentinas junto con otras tres de su autoría, gracias a las editoriales Siruela y Grupal Distribuidora.

El espacio narrativo se ubica en la frontera norte entre Haití y República Dominicana, cuando aún los límites no estaban del todo delineados en la década de 1930. Un territorio de mestizaje e intercambio tanto humano como cultural e influenciado por la cultura africana y la religión del vudú. A los que vivían en esa zona se los conocía como ‘rayanos’.

‘El hombre del acordeón’ narra la historia de uno de ellos de nombre Honorio Lora, un ‘Papa Dios del Merengue’, género musical arraigado en el corazón del pueblo dominicano, que muere en circunstancias tan poco precisas como deslumbrantes según los testimonios que recaba el narrador del libro. ‘Si me hubiera puesto a escribir queriendo discernir lo verdadero de lo falso, jamás habría logrado un relato coherente’, explica al inicio.

Los dichos y hasta chismes de pueblo, son de personajes que conocieron a Honorio, como Vetemit Alzaga ‘un cuentero de puro fibra y embustero, taimado, marrullero y resbaloso’ dice el narrador. Vetemit trabaja como informante político del régimen de Trujillo, dictador de Republicana Dominicana desde 1930 a 1960.

El ‘Generalísimo’, como se hacía llamar, mandó a matar en 1937 a 15000 haitianos en la zona geográfica donde transcurre ‘El hombre del acordeón’. El brutal genocidio, llamado ‘La Masacre del Perejil’ o ‘El Corte’, alcanzó tanto a la población Haitiana como Dominicana.

Aparecen otros testimonios más. Son las mujeres que cayeron en los brazos de Honorio, algunas seducidas por la gloria de su música y su porte; y otras que se le entregaron por la conjunción del calor caribeño que agita los cuerpos al bailar y la fuerza del clerén, un destilado por demás alcohólico típico de la zona.

Algunos de los 16 hijos de Honorio, que se hallan desperdigados por la geografía de la isla La Española, aseguran que a su padre lo envenenaron y otros que fue asesinado por encargo del Presidente, otrora admirador de su canto, por componer un merengue donde critica la reciente masacre de ‘El Corte’.

Pero los locales aseguran que murió de risa cuando su gallo venció en una pelea a un rival y que su cuerpo fue enterrado tres veces cuando se le practicó un ‘desunén’, ritual vudú que permite entre otras cosas, la identificación de los culpables para vengar la muerte.

En ‘El Hombre del acordeón’ florecen tanto la dimensión mágica de los relatos orales como de las creencias vernáculas. Un relato que se transforma, abandona casi toda lógica y se ubica en el universo del vudú con apariciones y posesiones, algo que Maggiolo pudo conocer y estudiar desde su carrera de antropólogo.

El final transcurre durante una escena de duelo musical entre merengueros y sorprende como casi todo el libro y deja con ganas de conocer más en profundidad la literatura de Maggiolo, que desde ahora está al alcance de la mano.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s