Archivo de la etiqueta: dolly

Dolly es bipolar y el campo está de nuevo en problemas

Un fallido experimento genético convierte a las pacíficas ovejas de una chacra neocelandesa en voraces asesinas de humanos. “Muerte en la granja” continúa la tradición del género “gore” que fusiona el terror y el humor. Impresionables y vegetarianos abstenerse.

Desde el país conocido mundialmente por su exportación de “kiwi” y por sus aguerridos “All blacks” de rugby, llega “Muerte en la Granja”, del debutante Jonathan King.

Inspirada en “The evil dead” de Sam Raimi y la película de culto “Bad Taste” de su coterráneo Peter Jackson (“El señor de los anillos” y “King Kong”), el film se enmarca dentro del género gore.

Este estilo se caracteriza por provocar tanto risa, como terror, con un simple cambio de plano, aunque el leimotiv más conocido del género son sus sangrientos efectos especiales y la puesta en escena de la artificialidad con los que están hechos.

Por ello, Jonathan King dejó de lado la realización de esos efectos especiales por computadora, que proliferan en cualquier película de acción hasta el hartazgo, y se abocó a la utilización de animatronics y “efectos físicos”.

En este film, el terror llega cuando un grupo de inexpertos ambientalistas se entera que en una granja cercana, están llevando a cabo experimentos para producir la “oveja perfecta”. La intervención por parte de los activistas no se hace esperar y al liberar por error a uno de los animales genéticamente modificados desatan una epidemia. Las bucólicas colinas de Nueva Zelanda se convierten, entonces, en un territorio dominado por un rebaño desacatado y para peor, carnívoro.

En general, el estilo del gore, que tiene sus amantes y detractores, es un cine  con golpes de efecto para saltar una y otra vez de la butaca y repleto de guiños para los cinéfilos y seguidores.

Aunque con algún bache narrativo hacia el final, “Muerte en la Granja” cuenta con una gran dosis de humor al haber transformado la mirada perdida y despreocupada de la oveja, un animal inofensivo, por otra de carácter diabólico y endemoniado.

Seguramente la otra mirada que cambie después de ver la película, será la del espectador, cuando se arrope con un abrigo de lana o pida en algún restó, un exquisito plato con cordero patagónico

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Peliculas