Archivo de la etiqueta: Random House Mondadori

Del ser infiel y no mirar con quién

El dominicano Junot Díaz, regresó a las librerías con ‘Asi es como la pierdes’ (Mondadori), una serie de relatos sobre infidelidades varias con la vida de los inmigrantes dominicanos en los EE.UU. como telón de fondo.

junot

‘No soy un tipo malo, soy como todo el mundo, débil.’ avisa desde los primeros renglones Yunior, el protagonista de estos relatos reunidos por el dominicano Junot Díaz en ‘Asi es como la pierdes’ (Mondadori).

Es que las ‘hembras’ lo pierden, esté de novio hace tiempo o no. Sobre todo si la amante ocasional porta un ‘busto world class’ o ‘ese culazo dominicano que parece existir en una cuarta dimensión más allá de los jeans’. Para colmo, no tiene un ápice de criterio selectivo y la discreción no es lo suyo.

Quizás este afiebrado tenor sexual se lo pescó al espiar a Rafa, su hermano mayor y adonis de suburbio que en sus años se cansó de meter mujeres al zótano de la casa familiar para ‘darles al ritmo de lo que hubiera en la radio’.

Todo esto se convierte de la mano de Junot Díaz, Premio Pulitzer 2008 por ‘La maravillosa vida breve de Óscar Wao’, en terreno fértil para entregar unos relatos entretenidos, que movilizan y provocan que el lector se vea identificado en las distintas micro-historias escritas con mucho lenguaje callejero y las jergas del inmigrante latino.

Entre estos cuentos sobre el amor, la infidelidad y sus consecuencias, Díaz además pinta la vida de los dominicanos en los Estados Unidos, sobre las familias y los desmembramientos que trae la inmigracion, las idas y vueltas, la preocupación de poder superarse en un ambiente hostil.

Sobre el autor

Junot Díaz nació en Santo Domingo, República Dominicana, en 1968. A los seis años de edad se mudó con sus padres a Nueva Jersey. Se licenció en la Rutgers University y cursó un máster en Bellas Artes en la Cornell University. Actualmente dicta clases de escritura creativa en el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Su primer libro, Los boys (Mondadori, 2009), es una colección de diez cuentos que tratan sobre la vida cotidiana de los dominicano-estadounidenses en las ciudades de Estados Unidos. Su primera novela, La maravillosa vida breve de Óscar Wao (2008), fue galardonada con el premio Pulitzer y el National Books Critics Circle Award. Así es como la pierdes es su nuevo libro de relatos.

Anuncios

Deja un comentario

07/07/2013 · 20:41

Eco y Carrière, los mosqueteros de Gutemberg frente al E-book

El escritor y semiólogo italiano Umberto Eco y el guionista francés Jean-Claude Carrière protagonizan un diálogo revelador en “Nadie acabará con los libros” (Lumen) sobre porqué los soportes digitales no pueden reemplazar al papel y al pasar, insertan la preocupación acerca de los incunables que se convirtieron en activos financieros.

“No hay nada más efímero que los soportes duraderos” es el primer capítulo del volumen “Nadie acabará con los libros” donde el escritor y semiólogo italiano Umberto Eco y el guionista francés Jean-Claude Carrière conversan y responden acerca de la pregunta ¿Qué pasará con el libro frente a los nuevos dispositivos de lectura como el E-book u otros soportes de datos?

La respuesta por parte de Eco no se hace esperar: “Nunca jamás se ha inventado un medio más eficaz para transportar información que el libro. La computadora (o los soportes digitales) con todos sus gigas, tiene que conectarse a un enchufe. Con el libro este problema no existe”, afirma el escritor de “El nombre de la Rosa”, para agregar posteriormente”¿Qué pasa si hubiera un apagón energético mundial?”.

Jean-Claude Carrière, estrecho colaborador de Luis Buñuel y responsable de la Videoteca de París también se explaya sobre las dificultades que se le plantea ante lo efímero de los nuevos soportes (cd-rom, dvd, blu-ray) en la preservación de las películas de la historia del cine francés.

En estas conversaciones, moderadas por Jean-Philippe de Tonac, ambos protagonistas destacan las ventajas del uso de la tecnología pero también abrevan sobre sus inconvenientes: “Un juez puede llevarse a su casa con mayor facilidad 25.000 páginas de escritos de un proceso en un pen-drive, pero ¿se imaginan leer “La Guerra y la Paz”, de Tolstoi, en una pantalla de computadora? ¡Le quedarían los ojos en llamas!”, afirma Eco.

Además, en los sucesivos capítulos los protagonistas ofrecen otros razonamientos sobre la memoria, el periodismo y los medios de comunicación, internet, la pasión que despiertan los libros y sus bibliotecas personales.

En el medio de las idas y vueltas, ambos insertan una preocupación como grandes bibliofilos y en la que no pocos pondrán atención: el semiólogo y el guionista advierten cómo los incunables se han transformado también en activos financieros, como una pintura o un escultura clásica.

“Hace cinco o seis años, un anticuario de Milán me enseño un maravilloso incunable de Ptolomeo y me pedía el equivalente a cien mil euros. Me pareció demasiado. Tres semanas después, un Ptolomeo parecido se cedió en una subasta pública por setecientos mil euros”, comenta Eco sorprendido, y agrega quizás en su afán de seguir consiguiendo los volúmenes a precios más accesibles que “Hay compradores que no sabes nada de libros, pero que se les ha dicho que la compra de libros antiguos es una buena inversión, lo que es absolutamente falso. Si se compra una letra del tesoro por mil euros es posible venderla poco después al mismo precio o con un margen mayor, no ocurre eso con los libros”.

Pero ambos reconocen más adelante, que los libros antiguos son una especie en extinción y por ello, cada vez será más difícil encontrarlos y más costosa su compra.

Deja un comentario

Archivado bajo libros

Una novela con los grandes sospechosos de la historia del cine

En “Sospechosos” de David Thomson (Random House Mondadori), el crítico y escritor norteamericano propone una novela como excusa para brindar un compendio biográfico de los asesinos, psicópatas y otros desequilibrados personajes de la historia del séptimo arte.

¿Cómo fue la adolescencia de Norman Bates, aquél joven protagonista de Psicosis que guardaba el cadáver de su madre en el sótano y se vestía a escondidas con sus prendas? ¿Y la vida de Norman Desmond, la excéntrica actriz de El Ocaso de los dioses?

En “Sospechosos”, David Thomson -crítico especializado de cine y escritor norteamericano- propone una novela que se descompone en pequeñas biografías posibles de los grandes personajes de la historia del cine. Todos ellos, de lo que el autor considera como películas del género llamado film noir, cine negro.

En esta sucesión de biografías conviven entre otras la de “Ilsa Lund”, protagonista de Casablanca y la de “Alexander Sebastián”, el espía del film Notorius, la de “Elsa Bannister”, Rita Hayworth en La Dama de Shangai y la de “John Ferguson”, el enyesado voyeur de La ventana indiscreta. Thomson describe sus secretos de la infancia y adolescencia, encabalgados una trama mayor que se define al final del libro.

Afecto a las polémicas desde que editó su “The Biographical Dictionary of film” en 1975 donde se en-cargó de ningunear a algunas realizaciones como “2001 odisea del espacio” de Stanley Kubrick, Thomson vuelve a la andanzas en “Sospechosos”. El autor incluye a algunas películas y personajes que difícilmente el lector avezado incluiría en el género; estira a un nuevo límite la noción de cine negro, sin dudas, para generar debate entre los círculos cinéfilos.

Deja un comentario

Archivado bajo libros

Cielo e infierno del “Santo Sudario” en los mundiales

En “La Patria transpirada, Argentina en los mundiales 1930-2010” (Random House), el escritor y periodista Juan Sasturain reconstruye el zigzagueante camino de la Selección Nacional de fútbol desde la competencia iniciática de Uruguay hasta el actual porvenir sudafricano.

“A partir de 1930 – en el fútbol y en la vida de los argentinos – nada volvió a ser lo que era. Se rompieron tres mitos: la creciente prosperidad agroexportadora, la relajada democracia yrigoyenista y el mítico amor a la camiseta”, escribe Sasturain. Se refiere claro está, al crack económico de Wall Street, al golpe de estado de Uriburu y a la derrota de la Argentina en el Centenario, en una “final de barrio” con Uruguay.

“Los últimos argentinos felices serían los de los años 20”, destaca el actual conductor del ciclo televisivo ‘Ver para leer’, “porque después llegaría la primera ola de sinceramiento deportivo, político, económico”, pica por izquierda el escritor, con ironía.

Son los primeros toques y paredes que construye el escritor nacido en Adolfo Gonzales Chaves, provincia de Buenos Aires, en “La Patria transpirada, Argentina en los mundiales 1930-2010”; libro donde reconstruye el camino del seleccionado nacional por las competencias mundialistas desde el Uruguay del ‘30, hasta incluso, el inminente porvenir sudafricano.

El primer capítulo está dedicado a la historia de aquélla protoselección del “30 piloteada por el delantero Manolo Ferreyra. Argentina ganaba 2 a 1 y terminó perdiendo 4 a 2. La conclusión del autor es que se fundaron dos mitos al mismo tiempo: “la garra charrúa” y “el arrugue argentino”.

Llegará después el capítulo titulado “Invitados a una decapitación: cómo estar sin haber ido, o ir y no haber estado”, sobre la presencia fantasmagórica del team nacional en la Italia del ‘34.

El autor no le escapa a las polémicas históricas del juego y se queja de cuando el entrenador pasó a ser “Dété”; explica las “pasiones desveladas” que le provocó el mundial Corea-Japón; lo que sucedió cuando esa “rubia fatal” salida de una novela negra de Raymond Chandler, le cortó las piernas al 10.

En “Menotti y el misterio de los tres palos del Diablo”, sobre Mundial ’78, el escritor inicia el texto interrogándose que hubiera ocurrido con la dictadura si ese tiro póstumo del holandés Rosembrick sobre el final de los 90 minutos, hubiera ingresado al arco. ¿Se habría desmoronado la dictadura? ¿Podría el humor social, sacudido por la pérdida en localía, haber sido suficiente para que los militares se alejaran del poder? A la ucronía planteada, que deja entrever los deseos propios del autor, le siguen un relato del partido y unos magníficos párrafos acerca de la diferencia entre el “arco” argentino y “el marco” español. “Están aferrados al tomo rectangular de la Real Academia”, concluye.

Deportivamente hablando, la peor parte se la lleva Carlos Salvador Bilardo una páginas más adelante, “es algo asi como un asesino serial del futbol” escribe Sasturain y tampoco le son ajenas las críticas a la mezquindad de “su banda de los penales” del “90.

Sobre la base de anécdotas que escuchó cuando aún llevaba puesto los cortos y lo que vivió personalmente durante las competencias como periodista o hincha, Sasturaín teje el dato histórico, el del cine y la literatura argentina, ensamblando un libro ineludible para gambetearle a la ansiedad hasta el 12 de Julio, cuando la albiceleste transpire una vez más.

Deja un comentario

Archivado bajo libros

Confesiones de un exitoso pesimista

“Conversaciones con Woody Allen” de Eric Lax (Random House Mondadori) reúne más de 35 años de entrevistas con el genial director norteamericano. Desde sus inicios en la comedia Stand-up hasta su film “Scoop”; reflexiones, apuntes y frases únicas acerca del cine y la vida moderna de un personaje que excede cualquier encasillamiento.

El joven comediante judío Allan Stewart Konigsberg sube al escenario. Su aspecto raquítico y nervioso ya causa alguna risa en algunos presentes en el local “Blue Angel” de New York.

“¿Ven este reloj?, era de mi padre. En su lecho de muerte…me lo vendió”, dispara.

“Siempre me dio resultado ese chiste”, recuerda el ya consagrado Woody Allen 40 años después en el libro “Conversaciones con Woody Allen” de Eric Lax.

Lax es colaborador habitual de The New York Times, Vanity Fair y la revista Esquire, y es el periodista que más ha seguido la carrera de Woody Allen y con el que compartió rodajes, castings y procesos creativos a lo largo de la carrera del genial escritor y director de cine, a pesar de la reticencia del neoyorkino a dar notas a la prensa.

El voluminoso libro de entrevistas abarca desde sus inicios como humorista, la creación de la idea y los gags, la elección de actores y castings para sus películas (uno de los mejores capítulos) y por supuesto intimidades de rodajes.

Su gran creatividad y producción artística llevó al joven salido de Brooklyn hasta la cima hace años. Manhattan es su lugar en el mundo, aunque sus últimas producciones lo llevaron a Londres, donde rodó “Match Point” y “Scoop” y también a Barcelona donde filmó, junto a Javier Bardem, Scarlett Johansson y Penélope Cruz, “Vicky Cristina Barcelona”.

“Encontramos en Europa la financiación necesaria para mis últimas películas, los ejecutivos de Hollywood son unos muchachos oficinistas y poco entienden del quehacer del cine, hacen muchas películas por año, pero en general, de poco éxito; en Europa aún confían en mi y nos dan las libertades con las que me gusta trabajar”, dice el entrevistado.

El director de “Annie Hall” desnuda a lo largo del libro su admiración por Los hermanos Marx, Bob Hope y Humphrey Bogart, entre otros. A pesar de su formidable carrera cinematográfica, que alcanza 40 películas filmadas, no se considera un gran cineasta.

Director, guionista, actor, músico y escritor, Allen reiventó su carrera en varias ocasiones y pudo gambetear el escándalo que supuso casarse con la surcoreana Soon-Yi, la hija adoptiva de la que era su esposa, Mia Farrow, con la cual tiene 35 años de diferencia de edad.

“Mis películas no han revolucionado la historia del cine, como si lo han hecho las de Bergman o Fellini. No tuve muchos éxitos de taquilla, mis films son mejor recibidos en el extranjero que en los Estados Unidos”. “He tenido mucha suerte en mi carrera”, sostiene en varias ocaciones Allen y se pregunta: “Eres Allan Konigsberg de Brooklyn ¿No deberías estar comiendo en el sótano?”.

Deja un comentario

Archivado bajo libros