Archivo de la etiqueta: Umberto Eco

Eco se ríe de la polémica por “El Cementerio de Praga” y vende cada vez más

Las críticas del Vaticano y las comunidades judías dispararon las ventas de su nueva novela.

Tanto el Vaticano como las comunidades judías italianas muestran su descontento con la nueva novela obra del escritor y semiólogo italiano Umberto Eco “El Cementerios de Praga”.

El problema según los religiosos, radica en que el protagonista es un notario de pocos escrúpulos que fabrica complots contra, jesuitas, masones y también documentos para provocar la persecución y odio hacia los hijos de Abraham.

Su nombre es Simone Simonini y conocemos su historia a través de un narrador que reconstruye su vida a través de su diario privado. Pero las anotaciones que dejó están inconclusas o con descripciones muy vagas. Simonini asienta en sus apostillas que cree tener una enfermedad que le afecta la memoria y le destruye parcialmente algunos recuerdos.

Sorpresivamente en los apuntes escritos, irrumpe otra escritura, es el abate Dalla Picola, un alter-ego de Simonini que hace notar que los hechos narrados ocurrieron de otra manera. Un juego sinuoso sobre la identidad, un eje temático del libro, que atrapa al lector y lo empuja a querer conocer más sobre ambos y la trama.

Simonini se gana la vida alterando documentos públicos o privados, con sólo una condición para su venta, que sea al mejor postor. Y en la época que trascurre la novela, a finales del 1890, cuando estallan las guerras de la unificación italiana y posteriormente, la Franco-Prusiana, ese mejor postor son los servicios de inteligencia.

Simone blanquea inmuebles y tierras confiscadas de manera poco clara pero su obra de mayor envergadura son unas actas donde figuran reuniones en el cementerio de Praga, en las cuales los rabinos de las 12 tribus de Israel planean el dominio del globo. Sobre esos textos apócrifos en la novela, se sientan las bases para los reales ”Protocolos de los sabios de Sión”, un fanzin antisemita publicado por primera vez en 1903 en la Rusia zarista, utilizado luego por el nazismo.

“Denunciar el antisemitismo poniéndose en la piel de los antisemitas, no parece que funciona como una verdadera acusación. El lector acaba por resultar contaminado por el delirio antisemita”, escribió la historiadora Lucetta Scaraffia en L’Osservatore Romano.

“La narración de Eco quiere desmontar lo falso a base de reconstruir esas falsedades”, escribe otra historiadora, Anna Foa, en una publicación mensual de las comunidades judías italianas y agrega: “Si los heréticos podíamos disfrutar con las brujas de “El nombre de la rosa”, ¿podremos hacerlo con la misma inocencia con la clase de construcciones que alimentaron las locuras de Hitler?”.

La respuesta del escritor de “El nombre de la Rosa”, no se hizo esperar “Quise dedicar una novela a la construcción de uno de los documentos más odiosos de toda la historia: Los protocolos de los sabios de Sión. Me dediqué a reconstruir la historia del antisemitismo del siglo XIX”, e ironizó: “Si los que me critican dijeran lo correcto, entonces quien escribe un manual de química puede también ser acusado si alguien lo utiliza para envenenar a su abuela”.

La discusión recién empieza. Pero mientras tanto la novela de Eco se vende como pan caliente. Sólo en Italia, la venta rondó los 600.000 ejemplares en el primer mes y ya se habla de “la novela más popular del escritor”. En nuestro país “El Cementerio de Praga” es el libro más vendido desde que salió a la venta en diciembre de 2010

Deja un comentario

Archivado bajo libros

Eco y Carrière, los mosqueteros de Gutemberg frente al E-book

El escritor y semiólogo italiano Umberto Eco y el guionista francés Jean-Claude Carrière protagonizan un diálogo revelador en “Nadie acabará con los libros” (Lumen) sobre porqué los soportes digitales no pueden reemplazar al papel y al pasar, insertan la preocupación acerca de los incunables que se convirtieron en activos financieros.

“No hay nada más efímero que los soportes duraderos” es el primer capítulo del volumen “Nadie acabará con los libros” donde el escritor y semiólogo italiano Umberto Eco y el guionista francés Jean-Claude Carrière conversan y responden acerca de la pregunta ¿Qué pasará con el libro frente a los nuevos dispositivos de lectura como el E-book u otros soportes de datos?

La respuesta por parte de Eco no se hace esperar: “Nunca jamás se ha inventado un medio más eficaz para transportar información que el libro. La computadora (o los soportes digitales) con todos sus gigas, tiene que conectarse a un enchufe. Con el libro este problema no existe”, afirma el escritor de “El nombre de la Rosa”, para agregar posteriormente”¿Qué pasa si hubiera un apagón energético mundial?”.

Jean-Claude Carrière, estrecho colaborador de Luis Buñuel y responsable de la Videoteca de París también se explaya sobre las dificultades que se le plantea ante lo efímero de los nuevos soportes (cd-rom, dvd, blu-ray) en la preservación de las películas de la historia del cine francés.

En estas conversaciones, moderadas por Jean-Philippe de Tonac, ambos protagonistas destacan las ventajas del uso de la tecnología pero también abrevan sobre sus inconvenientes: “Un juez puede llevarse a su casa con mayor facilidad 25.000 páginas de escritos de un proceso en un pen-drive, pero ¿se imaginan leer “La Guerra y la Paz”, de Tolstoi, en una pantalla de computadora? ¡Le quedarían los ojos en llamas!”, afirma Eco.

Además, en los sucesivos capítulos los protagonistas ofrecen otros razonamientos sobre la memoria, el periodismo y los medios de comunicación, internet, la pasión que despiertan los libros y sus bibliotecas personales.

En el medio de las idas y vueltas, ambos insertan una preocupación como grandes bibliofilos y en la que no pocos pondrán atención: el semiólogo y el guionista advierten cómo los incunables se han transformado también en activos financieros, como una pintura o un escultura clásica.

“Hace cinco o seis años, un anticuario de Milán me enseño un maravilloso incunable de Ptolomeo y me pedía el equivalente a cien mil euros. Me pareció demasiado. Tres semanas después, un Ptolomeo parecido se cedió en una subasta pública por setecientos mil euros”, comenta Eco sorprendido, y agrega quizás en su afán de seguir consiguiendo los volúmenes a precios más accesibles que “Hay compradores que no sabes nada de libros, pero que se les ha dicho que la compra de libros antiguos es una buena inversión, lo que es absolutamente falso. Si se compra una letra del tesoro por mil euros es posible venderla poco después al mismo precio o con un margen mayor, no ocurre eso con los libros”.

Pero ambos reconocen más adelante, que los libros antiguos son una especie en extinción y por ello, cada vez será más difícil encontrarlos y más costosa su compra.

Deja un comentario

Archivado bajo libros